El Coco

Desde lo alto de un cocotero, un mono arrojó un coco sobre la cabeza de un sufí.

El hombre lo recogió, bebió el dulce jugo, comió la pulpa y se hizo una escudilla con la cáscara

El Canto del Pájaro Anthony de Mello

Este cuento es muy breve, pero si nos detenemos qué nos sugieren sus palabras, vemos que en pocas palabras hay mucho contenido. El Coco está sugiriendo que debemos siempre sacar lo positivo incluso de las críticas, insultos o descalificaciones que podemos recibir. Aunque su propósito sea herirnos, provocarnos o hundirnos.

Tenemos que ser capaces de ver más allá de la superficie, escarbar un poco en ella y veremos que no todo lo negativo es perjudicial, hay que abrir el coco y ser capaz de ver todas sus propiedades. Muchas veces hay que darle «la vuelta a la tortilla», y demostrar que estamos abierto a todo tipo de opiniones y sugerencias.

Eso no significa que dependamos emocionalmente de ello, tenemos que tener siempre nuestros cimientos seguros, pero sí que nos puede ayudar para pulir las paredes de nuestra personalidad, y de nuestra confianza también. Además hay un doble beneficio; primero uno mismo ganará en autoestima y aprenderá a valorar y discernir lo que es importante y lo que no; y segundo en quien te insulta, critica o descalifica. Sí, porque entonces verá que no conseguirá su objetivo, que no te hará daño, sino que te hará más fuerte, y poco a poco verá que su táctica no funcionará y entonces aprenderá a ser más constructivo y coherente en sus críticas. Tenemos que ser capaces de vermás allá de la cáscara del coco.

PON LA OTRA MEJILLA

Sobre el mismo tema hay unos versículos en la Biblia que van por el mismo camino, incluso son aún más «profundos». Os lo dejo aquí para que seáis vosotros mismos los que saquéis vuestras propias conclusiones, pero viene a decir que no debes entrar al trapo de la provocación. Dos no se pelean si uno no quiere. Si hacemos lo contrario de lo que el otro espera, conseguiremos plantar la semilla de la transformación, y devaluar la intensidad del daño que te pretende hacer. Ya sabéis que podéis comentar vuestras opiniones y experiencias en este artículo.

«Mas a vosotros los que oís, digo: amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian. Y al que te hiriere en la mejilla, dale también la otra; y al que te quitare la capa, ni aun el sayo le defiendas. Y a cualquiera que te pidiere, da; y al que tomare lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva. Y como queréis que os hagan los hombres, así hacedles también vosotros»

Lucas 6, 27-31

En definitiva hasta en lo más negativo siempre hay algo positivo que nos puede ayudar en nuestro crecer como personas día a día. El coco por fuera es duro y puede hacer mucho daño si nos cae encima, pero abridlo, probadlo y veréis las fabulosas propiedades que contiene. No te quedes en las apariencias, en lo externo, simplemente es un caparazón.

Disfruta de tu día.

1 comentario en “El Coco”

Deja un comentario