Jugando a Rol

Serie de los 80 Dragones y Mazmorras

Quizá muchos de los que leais este artículo no os suene esta cabecera, pero tengo la esperanza que gente de mi edad aún recuerde esta mítica serie. Ella fue pionera y nos acercó un poco más a lo que son los juegos de Rol. ¿Qué son realmente?, en este enlace explican muy bien lo que son, incluso es una guía para novatos. Nosotros pretendemos ir un poquito más allá lo que implica estar jugando a Rol.

El jugador de Rol, un actor

Hace varias décadas en mi país, España, saltarón varias noticias en los medios de comunicación de muertes por juegos de Rol. Entonces mucha gente no sabía qué era, y por culpa de estas noticias se empezó a pensar, equivocadamente, que era algo terrible y sanguinario. Nada más lejos de la realidad.

Rol significa «función o papel que alguién o algo desempeña», según la RAE. Por tanto un jugador de rol se puede considerar un actor.

En lugar de rodar una película, durante unas horas se enfrenta a un tablero, juego de ordenador, o incluso juegos al aire libre como los scape room, a un papel, con ciertas características y habilidades que debe ir utilizando y desarrollando conforme avanza en la aventura. Todo esto simplemente jugando a Rol

Yo no llevo muchos años en este «mundo», pero os puedo asegurar que todos los personajes que he creado e «interpretado» están caracterizados por mi personalidad, mi forma de ser y de ver las cosas en la vida real.

Por tanto el juego de rol también puede ser en cierta manera terapeútico. Incluso a veces recomendable para superar ciertas situaciones personales. Siempre poniendo el límite entre lo que es real y lo que es imaginado, te puede ayudar a saber relacionarte con otras personas (PJs) y personajes (PNJs).

El rol, más que un juego

Hay muchas modalidades de rol, están los juegos de ordenador del tipo Diablo, the elder scrolls, baldur’s gate… Para móvil también se encuentran alguno de estos títulos. Pero sin duda el juego de rol más geunino es en el que te sientas durante toda una tarde con otras personas delante de una mesa con un tablero, con un máster, director, de la partida que va dirigiendo y orientando en la aventura a cada uno de nosotros. Es aquí dónde aparecen los miedos, decisiones, y acciones que van trazando nuestro destino. Ahí es donde verdaremente nos enriquecemos relacionandonos con los demás jugadores, y con los componentes de la aventura, creando un estrecho vínculo.

También estos juegos sirven para «abrirnos» la mente y aprender a respetar a lo «diferente». Multitud de razas como orcos, humanos, elfos, gnomos, globins, trolls, distintas nacionalidades, clases como guerreros, magos, pícaros, paladines, etc, te hacen comprender que jugando a rol todos somos importantes y que nos complementamos a través de nuestras diferentes características y habilidades para poder llevar la aventura a buen término.

El señor de los anillos, máximo exponente

Y no me digas que esto no se puede extrapolar a la vida real… ¿verdad? Pero si hay unos libros que conjugan todos estos componentes, que incluso su autor creó todo un mundo imaginado en el que lo protagonistas, cada uno de ellos diferente, necesitan unir sus fuerzas para combatir un mal mayor, esos libros son «El Señor de los Anillos». Es una lectura de culto, imprescindible para comprender mucho mejor este mundo que es el juego de rol. Si una vez te recomendé una trilogía medieval como lectura altamente recomendable, no puedes obviar que esta obra de J.R.R. Tolkien deberías leerla también:

Espero haberte abierto un poquito la curiosidad sobre este mundo, ya sabes que puedes dejar tus comentarios y sugerencias, incluso si no quieres perderte ninguna de las píldoras, puedes suscribirte en el formulario que hay a la derecha.

Disfruta de tu día.

1 comentario en “Jugando a Rol”

Deja un comentario